martes, 20 de febrero de 2018

Ve con Dios,..

Qué difícil es amar,..
a un ciervo agusanado,.., a un pájaro tonto,.., a un zopenco maldito,..
se requiere tanto estómago,.., un corazón de gigante,.., y una pregunta,..

¿Quién soy para juzgarle, quien yo me creo,.., puedo hacerlo?,..
¿dónde recibí mi título de juez del universo justo,..?

Amar a lo humano es tan difícil,.., prefiero amar a las flores,..
ellas nada me dicen,.., solo me ciegan con sus colores y fragancias,..
el ser humano es tan burdo,.., tan bruto,.., tan deforme en sus sentimientos,..

No perdona a sus pares abyectos,.., los seres viles,.., hombre de hojalata,…
guiñapos humanos,.., seres de paja,..

Y sin embargo,.., es necesario quererles,.., a pesar de todo,.., quererles,..
porque ellos mismos no se quieren,.., no se aman,..

No han podido ver un solo gesto, que les conmine a coincidir,..
con aquello que se vierte,.., reconfigurarse,.., rehacerse,…, redimirse,..
comprender y perdonarnos,…

Hoy nos tiembla,.., ¿Y cuándo ya no veremos la luz,.., y el tiempo se agotara?,..

¿Qué esperamos,.., tiempo,.., oportunidad,…
humildad,.., un gesto,.., unas palabras?,..

Vale,.., ve con Dios,..