lunes, 2 de abril de 2018

Vacaciones (2ª entrega)


Tres Marías,..

Juan seguía en sus recuerdos y remembranzas,.., no podía, no sabía y tampoco quería no tenerlas, ellas se confluían a veces todas juntas y no quería dejar de recordarles, se acordaba desde hacía muchos años en Semana Santa, que el y sus hermanos habrían comenzado con la tradición de que año con año, en estas fechas y vacaciones de Semana Santa, salían o viajaban hacia algún lado, ¿dónde?, a donde sus escasos recursos podrían llevarles y sus locuras juveniles les daría “sendas” experiencias que les habrían servido a “forjar” su carácter,  fue entonces que recordó aquella primera experiencia que corrieron con sus amigos y que por la escasa o nula experiencia en viajes, él y sus hermanos habrían llevado una maleta gigante para guardar su ropa y que parecía más bien un “amplificador” musical y así se lo habían mencionado sus amigos de aquel entonces, como recordaba en aquella vez, haber podido llegar a la terminal de Toluca y pernoctar allí en la estación y haber sentido mucha hambre en la madrugada y como habrían salido a conseguir algo para comer, encontrando pan recién hecho de horno en algún cercano a la estación y ya luego llegarían a una cabaña al final del viaje, cerca de Valle de Bravo, y donde el frio que se llegaba a sentir en la madrugada habría sido terrible y que aun con todos los suéteres y chamarras y cobijas y cuerpos arrejuntados, no podrían hacerlo disminuir ni tantito, era un frio terrible y que no recordaba haberlo sentido nunca en su vida,.., fue igual en esa primera experiencia  de muchachos jóvenes, no recuerdo si éramos 11 o 13 jóvenes, que se mostraron los “reales” rostros de cada uno, allí se vio quien se convertía en un verdadero líder de la manada, Armando era el que siempre tenía respuesta o recomendación para cualquier cosa, desde que comer, como repartirnos la escasa comida, quien haría que y además era el que corregía verbalmente a quien se portaba “mal”, como mi hermano menor, que le habrían cachado detrás de la cabaña, escondido, comiéndose uno o dos bolillos, porque tenía hambre y no pudo contenérsela,…

En ese tiempo había hipies en Gringolandia y en México también había, nosotros éramos unos hipies autóctonos, si greñudos, si mugrosos, pero prietitos y con todos nuestros complejos y manias y con un gran temor por todo lo que nos pasaba o nos podría pasar en dichas aventuras, aunque ya luego cuando recordábamos todas las vivencias en lugar seguro en nuestras casas y vecindad, como nos reíamos, no faltaba quien se mofaba, ¿te acuerdas a quien cacharon comiéndose los virotes?,.., o ¿quién no quería cocinar?,.., jajaja,.., que hermosas experiencias,.., ello mismo igual nos mandó al grupo a irnos a una laguna, que según mi hermano un año menor, nos sugirió porque allí en el mapa se veía un icono de bosque en el área de Hidalgo,.., para luego encontrarnos pernoctando a la orilla de dicha Laguna “sufriendo” literal, indecible frio,.., como no recordara,.., y que uno de los lideres habría dicho que con mezcal o ron,.., le pelaba los dientes el frio,.., y ya en la madrugada cuando caía el aire terriblemente frio,.., nomás le decíamos,.., no que con el licor te pelaba los dientes el frio,.., jajaja,.., y nomas le castañeaban las mandíbulas,.. y quería arrejuntarse para calentarse un poco, y no importaba que en aquel paraje casi olvidado, solo habríamos conseguido un tanguarniz, porque no sabríamos como llamarlo, el caso es que era un licor hecho por los mismos de por allí y fuertísimo,.., neta no se como no nos quedamos ciegos al beberlo ávidamente, para según calentarnos,.., cosa que no pudimos y que pasados 2 o 3 días, no recuerdo bien,.., regresamos ya a casa, con la consigna de mentarle la madre a nuestro hermano por habernos mandado a este lugar lejano y perdido en el mismísimo infierno frio,.., fue terrible dicha experiencia,..

Todas estas experiencias vividas en esos años de juventud, le habrían marcado de por vida,.., para bien o para mal, habrían sido significantes y pudo correrlas junto con sus amigos jóvenes, pero Juan ya hacía tiempo que desconocía a cabalidad lo que ahora era México y sus lugares,.., ya habrían cambiado notablemente, desde los “aburridos” espacios otrora fueran imágenes adormiladas de nuestro amplio y vasto campo mexicano, lleno de estampas diversas, que aun todavía muchos conservaban en sus recuerdos, pero ya no existían en absoluto, con un Graco Ramírez, por ejemplo, uno de los grandes personajes de la izquierda luchona que hubiera, desde Heberto Castillo, Rosario Ibarra de Piedra, etc, forjadores de una izquierda combativa y militante que habrían servido de real “contrapeso” decisivos en los cambios políticos recientes,.., Graco era tremendo crítico del Sistema PRI-Gobierno, desde su trinchera, escribiendo notables libelos, agudos, punzantes,.., en sendas columnas en los medios que tenía a su alcance, Juan habría considerado a este como uno de los grandes críticos de este sistema corrupto, terrible del PRI-Gobierno, pero sin embargo ya ahora como Gobernador de Morelos, habría mostrado su real cara,.., terrible, deplorable,.., en los recientes sucesos y pesimamente manejados de la asistencia benéfica a los damnificados por el terremoto y que su dominante esposa habría querido controlar y aprovechar dichos insumos para ella misma posicionarse dictatorialmente para entregar dicha ayuda y que bien se supone nunca llego a quien debía recibirla, o el caso del enorme “boquete” que se abrió en la senda obra carretera amañada, que recién se estrenaba y que no solo descubrió la tierra de manera incidental, llevando a unas inocentes victimas a una muerte terrible, sino a la pésima y corruptisima actividad detrás de semejante obra, llena de “cochupos” y asesina calidad en todo, sus proveedores, la calidad de materiales, la inflación de la obra, cero transparencia y control, y allí se destapo de cuerpo completo Graco Ramírez otrora gran combatiente del Sistema. Hoy Morelos cuenta con los más altos índices delincuenciales y ello porque prácticamente el “narco”, no recuerdo si los Caballeros Templarios, se han adueñado de la Plaza y prácticamente ahora, son ellos los que realmente mandatan en todo el estado de Morelos,.., lejos están las estampas “taciturnas y bucólicas” de un campo nostálgico, donde casi el poeta o el pintor podría tranquilamente plasmar esas imágenes , Juan recordaba la primera vez que habría visto un camión de caña cargado,.., era impresionante verlo con su enorme carga, transitar por las carreteras sinuosas de nuestro México, que parecía nomás no avanzaba en la historia, trasladar su valiosa carga hacia los ingenios, a duras penas, y luego todos los ingenios sucumbiendo ante los Sindicatos terribles, auspiciados por el PRI-Gobierno, haciendo totalmente de las suyas,.., y donde un líder ignorante y neófito, de repente podría codearse con cualquiera de los poderosos caciques y terratenientes de nuestras vastas planicies abandonadas por Dios en nuestro enorme país mexicano.

Todo eso iba pensando Juan, ahora que ya llegaba a Tres Marías,  este lugar emblemático de todos los viajantes por la carretera del Sol, así llamada porque era la carretera para llegar a Acapulco, Tres Marías en cierta forma era como decir “ya vas de salida de chilangolandia, ¿olvidas algo importante?”, esa sensación de le daba Tres Marías y este mismo lugar, quien sabe ahora, no habría evolucionado igual que la patria, solo habrían cambiado sus productos, ya no eran exactamente los mismos, pero si en esencia, se pretendía guardar resolver las mismas necesidades, la comida, los enseres o los recuerdos turísticos, las personas de antaño y las nuevas actividades y profesiones, los viene, viene, made in chilangolandia,.., Tres Marías, era una forma de decir, sales de aquí, ojala te vaya bien,.., eso era lo que Juan pensaba, en esa primera parada de Tres Marías,.., mientras se acercaba una niña, casi joven, hablando entre un español mezclado entre calo chilango y su lengua madre, que quien sabe de donde era, bien podría ser Mazahua u otra,.., ándele, ándele,.., ¿qué va a almorzar?,.., tenemos quesadillas con queso, nopalitos, flor de calabaza, con tortilla recién hecha a mano, con maíz molido y no de nixtamal, pásele, pásele,.., por aquí, por aquí,…