domingo, 1 de abril de 2018

Vacaciones


(primera entrega)

Iba piense y piense Juan Gómez por la carretera, ¿desde cuándo que no tenía vacaciones?, ya ni me recuerdo, siempre trabajando, nunca de descanso largo, que pudiera “relajarlo”, primero fue empleado en la empresa que lo contrato recién comenzaba a trabajar cuando salía de la escuela, sin haberse titulado ni terminado bien a bien sus materias,.., por ello buscaba no faltar y más bien “hacer méritos”,.., decía,.., y cuando había la necesidad de llenar una vacante por alguna falta,.., él era de los primeros que se apuntaba,.., fue entonces que así pasaron 20 enormes años,.., casi sin chistar,.., ya ni le preguntaban al final,.., los jefes solo le decían, ¿puedes? he invariantemente el asentía,.., tanto abuso no había bajado su solicita prestancia,.., y mientras la familia,.., bien gracias,.., la esposa,.., que recién había conocido,.., casi que en forma incidental, porque él era muy difícil que tuviera tiempo,.., aun así,.., Juan Gómez continuaba en su forma de buen empleado hasta que un día de tanto, terminaron corriéndolo sin ningún razón válida y justa, habiendo sido el “chivo expiatorio” de una mala jugada de su jefe inmediato, y que dada su “inocencia” y “buena gente”, lo habría involucrado en una malversación que poco falto para que lo encarcelaran, pero un pariente abogado que estaba bien apto para enfrentarse a todo tipo de sanguijuelas, pudo salvarlo de la cárcel y hasta lograr un finiquito legal que algo pudo rescatar, luego de semejante acción criminal, esta acción tan funesta, le llevo a una profunda depresión y ya no quería trabajar, ni dar ningún paso,.., pasando un año en ello, hasta quien sabe porque razón comenzó a pensar en arrancar un proyecto personal modesto,.., dado que “algo” sabia por lo que había trabajado, él quería poner un negocio de chatarra y así lo hizo,.., comenzó con poco, ya que la inversión inicial, apenas le alcanzo para algunos enseres básicos y algo de capital de trabajo, pero no se amilano y siguió adelante con mucho esfuerzo y empeño y ya ahora después de 3 años de duro trabajo, habría visto algo de “recuperación” en su economía, que le habría permitido nivelar sus cuentas sus gastos y le habría permitido ya ahora, darse el lujo de comprarse una camioneta para la familia, hoy a sus 42 años, con su esposa y sus 3 hijos, dos varones y una niña, sentía que podía salir adelante, que el futuro se le abría bien y soñaba,.., soñaba Juan,.., con lograr su anhelado sueño,.., de ver a sus hijos crecer y estudiar sin tantas carencias económicas como fue su historia y la de sus hermanos,.., todo eso iba pensando cuando iba con su familia a tomarse unas merecidas vacaciones de diez días,.., merecidísimas,.., el plan era partir desde Cd de México, visitar a los parientes de Morelos, luego llegar a Taxco, luego Acapulco y luego Zihuatanejo y ya de regreso visitar Guadalajara para ver a los Peñaloza,.., jajaja,.., ese era el itinerario mental que Juan tenia,.., y seguido a él le pasaba que soñaba y soñaba,.., y que por esa razón y causa las “cosas”, buenas o malas se le pasaban, y que una persona harto pragmática solo está pensando en la “oportunidad” de cazarlas para beneficiarse con ellas,.., era tanto su compenetración con sus sueños de Juan, cuando su esposa Elvia logro escucharla lejos, lejos,.., Juan, Juan,.., creo ya nos pasamos de la salida, tengo como 4 minutos avisándote y nomás no me haces caso,.., oh perdona,.., ahorita nos regresamos,..

Hay personas así,.., desvinculadas con su entorno real y cotidiano, que más bien viven en su mundo, lo que ello signifique, y que solo cuando la realidad se presenta de manera inminente, es cuando de repente quieren reaccionar, pero desafortunadamente ya es demasiado tarde para reaccionar o responder,..