jueves, 5 de abril de 2018

Escuchar al silencio,..


No podría atravesar aquella lluvia,..
aquellas gotas que incesantes, aunque leves, ellas caían,..
sobre aquel sensible holocausto,..

El obscurecer tan denso de esta invasiva noche,…
penetrante,.., afilada,..
que impactaba a todos los resortes ocultos,..
que trenzaban,.., el cuerpo, la existencia y el alma,..

Que no podría ser más intensa,..
la fiebre del alma y la mente,..
el visceral temor primigenio,..

La enorme dimensión del terror en un cuerpo
tan minúsculo,.., casi opaco,..
y con tan poquísima fe,..
y con casi nada de esperanza,..

Acaso hilando versiones de posibles devenires,..
unos más siniestros,.., que otros,..
Carpe Diem,…

¿Y porque esta frase, reiterada?,…
en verdad que no se, lo desconozco,..
quiero suponer que ellos son ecos,.., destellos,..
de vidas pasadas,.., de energía sensible en el universo,..

Solo esa definición,.., respuesta es la que se me ocurre,..
y que cuando el ser humano pequeño,.., puede postrarse en sí mismo,..
pudiera reservar la posibilidad de escucharle,.., tan solo así,…
ya,.., sigamos escuchando al silencio,..