sábado, 24 de febrero de 2018

24 de Febrero,..

¿Qué decir en esta fecha tan insignificante para México?,..
¿perdón, haz dicho insignificante?, pero ¿qué te pasa?,..

Si,.., lo digo con una gran pena o pesar,..
prácticamente, nuestro lábaro patrio es ahora un hilacho,..
que nadie respeta, mucho menos venera,…

A demasiados hermanos mexicanos (y que no nos sentimos como tales
antes decimos,.., ¿hermanos, pus cuándo?),…

Ya no nos imponen estas “tarugadas”,.., la bandera, el himno,..
la verdadera historia, las raíces,…
solo vemos lo inmediato, aquello que nos hace falta,..
comida, empleo,.., seguridad,.., el des-gobierno,..

¿Los héroes nacionales, dónde están?,..
se han quedado solo mitificados y troquelados
en nuestros libros “falsos” de la historia mexicana,..

Ya hasta los niños pequeños,.., no pueden “tragarse o digerir”,..
la cantidad de mentiras y novelas, “cuentos”, de nuestra “falsa” historia,..
¿y a quien le importa o le ha importado?,..

Cierto,.., a nadie,…

Mejor el extranjero ha venido a estudiar todos los vestigios históricos,..
las estelas,.., el lenguaje,.., la arqueología,.., los restos,.., los SIGNIFICADOS,..
y el vulgo mexicano nos hemos quedado con solo esas figuras pedestres de nuestros héroes,..

Preferimos creerlas así,.., para gritar a todo pulmón en la noche de Septiembre,..

¡Viva México, cabrones!,..

Y tirar una andanada de plomazos,..
ya que somos muy machos y hombres y mexicanos,.., que caray,…

¿Algún día llegara en que te amamos realmente Patria mía?,..
yo quisiera creer que ese día llegara,..

En que no ocupemos más que solo recordar el “sonido” de nuestro himno,..
(quizás no tanto el contenido)
para que se cimbre nuestra alma,.., y nuestra voz no se quede constreñida,..
quieta y muerta nuestra alma,.., plenamente indiferente,..
ante tanto ladrón,.., sátrapa,.., tirano,..

Que ellos ahora son los “dueños” de TODO,..
de nuestros sueños, de nuestro futuro,..
que tienen secuestrados,..

De la VERDAD que ellos crean y manipulan,..

De los que debemos RESPETAR, sus leyes infames,..
toda su parafernalia Dantesca institucional,..
que nada busca respetar al ser humano,..
ni absolutamente nada de su condición,..

Que el lábaro patrio, al verlo,..
se nos hinche el pecho como cuando pequeños,..
los niños buscaban ser abanderados,.., era su sueño,..

Y no como ahora,..
un simple hilacho ondeando en nuestros techos ahora,..
pero sin casi ningún valor,.., solo un adorno de las fachadas,..
un buen “producto” que se vende y se compra,..

¿A cómo?, a 20 pesitos,.., oh,.., están muy caras,..


Bueno deme dos,..